El dilema de Juan Núñez

“La creatividad es la inteligencia divirtiéndose”, decía el gran Albert Einstein. No se me ocurre mejor frase para definir a Juan Núñez. Y de hecho me podría ahorrar este análisis porque casi todo se reduce a eso, con ciertas precisiones.

Pero tenía entre ceja y ceja profundizar sobre mi proyecto favorito de la cantera del Real Madrid y a su vez uno de los más especiales que recuerdo en el baloncesto español. Y a ello voy.

Me planteé hacer un hilo, pero Twitter no es la mejor herramienta cuando tienes muchas cosas que contar. Así que he optado por escribir este artículo para poder centrarme en los detalles y utilizar vídeos de más de 2 minutos.

Voy a intentar analizar una figura tan compleja y joven como la de Juan Núñez. No deja de ser un chaval de 16 años que juega muy bien al baloncesto. Nada más. Veamos partidos, analicemos, dudemos de nuestras propias opiniones, ilusionémonos… Pero, por favor, no nos formemos falsas expectativas y dejemos crecer a los chavales a su ritmo y sin presión.

Prever cómo va a desarrollarse un chico de 16 años es poco menos que imposible. Depende de demasiadas cosas impredecibles: suerte, factores físicos y mentales, contexto… Yo simplemente voy a tratar de describir su juego lo mejor posible, destacando sus virtudes y defectos, y espero que a partir de ahí sea un poquitín menos difícil proyectar su futuro.

Vamos a ello entonces. Será un poco largo pero creo que puede merecer la pena. Ánimo y paciencia para los valientes.

¿Por qué hago esto? Tres razones principales:

1) Me encanta ver jugar a Juan Núñez. Su talento me impulsa a escribir y analizar su juego. También hay un componente sentimental, pues no deja de ser un chaval al que llevo siguiendo desde que era alevín de primer año. Me haría mucha ilusión que este análisis le pudiera servir a él o a cualquier técnico que le tenga bajo sus órdenes en cualquier momento.

2) Su situación me parece realmente interesante. La próxima temporada seguirá siendo junior pero ya lleva a sus espaldas dos temporadas en Liga EBA. Una tercera temporada en EBA podría ser contraproducente, pero el Real Madrid no suele ceder a juniors. Y en el primer equipo no parece haber hueco: en teoría llegarán Pierria Henry y Thomas Heurtel, Carlos Alocén irá a más y, en caso de que se planteen subir a otro canterano además de Tristan Vukcevic, Matteo Spagnolo parece llevar la delantera o al menos esta temporada ha subido a entrenar un poco más con los mayores.

¿En qué lugar deja esto a Juan? Por muy joven que sea (recordemos que con 15 años no dejó malas sensaciones en la pretemporada del primer equipo de 2019 y que con 16 recién cumplidos viajó a la Burbuja de Valencia en 2020), a mí me parece desconcertante que un talento de su calibre ni siquiera haya subido a entrenar con los mayores regularmente esta temporada, y más tras el flojo inicio de Alocén, la salida de Campazzo, los problemas físicos de Llull o el positivo de Laprovittola. Pero si no lo ha hecho por algo será… Como digo, esto me preocupa un poco y me hace estar inseguro de mi concepción del chico. ¿Habrá algo detrás que se me escape?

La decisión fácil sería dejarle otro año en EBA, pero cabe la posibilidad de que se estanque ante la falta de nivel de la competición. A cambio, en EBA, ya sin Spagnolo, tendría 30 minutos asegurados cada semana, asumiría mayor responsabilidad anotadora (algo primordial de cara a su futuro) y, de romperla o si hubiera lesiones, podría ir subiendo al primer equipo tal y como pasó con Vukcevic.

Pero también he oído rumores sobre una posible cesión a un equipo ACB. No sé qué pensar. Por un lado, creo que necesita jugar y equivocarse (y no es de esperar que un equipo ACB garantice minutos a un chaval de 17 años). Por otro lado, no tener minutos asegurados y tener competencia le puede venir muy bien. Juan tiene un carácter muy especial que se pone de manifiesto en su lenguaje corporal. Habitualmente deja la sensación de que no va a tope ni mucho menos; que no aprieta porque no le hace falta. Pero, a su vez, si has seguido su trayectoria sabes que tiene una confianza en sí mismo y un carácter a prueba de bombas. No descarto en absoluto que en un entorno más competitivo pudiera sorprender y hacerse un hueco.

En cualquier caso, es un asunto que el Madrid debería tratar con mucho tiento y pensando en el corto plazo. No te sale un talento así todos los años.

3) Se avecinan semanas importantes: en junio tenemos la Fase Final de la Euroliga U18, la Final Four de la Liga de Madrid y el Campeonato de España Junior. Y veremos si Juan acude a algún torneo FIBA con España U18 y/o U19 en verano. No existe mejor escenario que éste para ver a Núñez en entornos competitivos. Eso sí, cuidado con sacar conclusiones de partidos aislados. Sentido común.

SCOUTING

Para tratar de entender por qué el chico hace ciertas cosas que a primera vista parecen incomprensibles y tratar de delimitar sus puntos fuertes y débiles, he cogido los 18 partidos de Liga EBA que ha jugado esta temporada, he analizado cada una de sus acciones negativas y positivas, y he tratado de elaborar un perfil o scouting del jugador.

Antes de nada, sus medidas: base de 1'92 metros de altura y cerca de los 90 kilos de peso. No existen datos actuales sobre su envergadura pero en 2019 el propio Juan comentó que era de 1'97, así que hoy estará en los 2 metros aproximadamente. Muy buen tamaño para un base.

Voy con sus estadísticas en Liga EBA:

Aviso: las estadísticas de la FEB tienen muchísimos errores. Yo las cogería con pinzas. De hecho, he contabilizado ciertas estadísticas a mano como las asistencias y le he contado unas 30 ó 40 más de las que le dan. Así que cuidado.

Vistos los números (que a mí me dicen muy poco, la verdad, y menos a estas edades; para poder hacerse una idea de su juego habría que tirar de estadística avanzada y eso en Europa, y no digamos en EBA, suena a quimera), vamos con lo jugoso.

PASE

Empiezo por donde hay que empezar, es decir, por la mayor virtud del chaval: su capacidad de pase.

Juan es el chaval más creativo y posiblemente el mejor pasador que he seguido en categorías inferiores junto a Luka Doncic. Nadie me va a convencer de lo contrario. Y, por supuesto, es un director, un base en el sentido más amplio de la palabra. Primero piensa en pasar el balón y luego en anotar. Comparte naturaleza con Doncic y ello le distingue de su compañero Matteo Spagnolo.

Para apreciar su talento pasando el balón, he montado 9 vídeos distintos.

  • Pases en transición a compañeros cerca del aro:
  • Pases en transición a compañeros abiertos:
  • Pases largos:
  • Pases tras bote llegando a línea de fondo:
  • Pases en estático a compañeros cerca del aro:
  • Pases en estático a compañeros abiertos en las esquinas:
  • Pases en estático a compañeros abiertos en cabecera y laterales:
  • Pases desde poste:
  • Pases sacando de fondo:

Son cerca de 20 minutos pasando bien el balón. A mí me parece una barbaridad. Y para ello utiliza ambas manos con destreza (parece ambidiestro), asiste de espaldas, sin mirar, con efecto, por detrás de cabeza y espalda, entre las piernas, de cuchara, a primer toque, en el aire, dándole velocidad… Su arsenal no tiene parangón en categorías inferiores.

Como decía antes, la FEB le contabilizó 66 asistencias (3'7 por partido). Yo le he contado más de 100 (cerca de las 6 por partido). Y todo esto lo ha hecho coincidiendo muchos minutos en pista con un jugador que absorbe mucho el balón (Spagnolo) y con jugadores sin un tiro consistente abiertos en las esquinas (como Sediq Garuba u Owen Aquino). Tristan Vukcevic, uno de sus mejores socios por su excelente mano, únicamente jugó 7 partidos. Y qué decir de su conexión con el mejor tirador del equipo, Urban Klavzar; una de las sociedades más prolíficas que he visto en la cantera del Real Madrid. Lo que quiero decir es que con más amenaza a su lado Juan podría brillar mucho más (esto es aplicable también a Spagnolo) no solo pasando sino también teniendo más espacio para penetrar y anotar. El contexto importa.

Pero esa creatividad, esos adornos y ese riesgo excesivo que le gusta tomar le juegan malas pasadas en forma de pérdidas, imprecisiones y malas decisiones.

Por ejemplo, Núñez tiene facilidad para pisar la zona y llegar a línea de fondo gracias a su bote, físico y técnica depurada, pero una vez allí intenta rizar el rizo, habitualmente en el aire y desequilibrado, perdiendo balones, desperdiciando oportunidades de anotar y tomando decisiones cuestionables. Para mí la principal razón de estos errores es su tendencia a buscar el pase y no la canasta cuando pisa la zona. Tiene que ser mucho más egoísta y agresivo buscando sus puntos. Además, creo que deja de botar antes de tiempo con frecuencia (esto le pasaba incluso a Doncic, así que me preocupa menos).

En transición a veces le pasa algo parecido. De vez en cuando dirige un contrataque en superioridad y en lugar de buscar el pase simple y útil, da un pase más complejo que impide una canasta fácil. A veces el mejor pase es el más sencillo.

Y esto ocurre muy pocas veces, pero echad un vistazo al vídeo de abajo. Muestro dos o tres secuencias en las que no suelta el balón cuando sus compañeros están en situaciones muy ventajosas bajo el aro. Esto me cuesta más entenderlo sabiendo lo que le gusta arriesgar, su naturaleza pasadora y lo bien que ve la cancha.

También pierde balones en situaciones cómodas por imprimir poca fuerza a sus pases, rifando el balón y dejando cierta sensación de apatía, falta de concentración y exceso de osadía y candidez:

Y en estático, especialmente cuando recibe bloqueos directos, a veces comete los típicos errores de lectura e imprecisión propios de la edad:

Si habéis visto los vídeos seguro que habéis llegado a esta conclusión: si juegas con Juan Núñez más te vale estar avispado y tener buenas manos.

TIRO EXTERIOR

Para entender la temporada y los problemas ofensivos de Juan Núñez en la última Liga EBA, hay que tener en cuenta sus bajísimos porcentajes desde el triple: 16 de 85, un 19% (los he contado a mano).

Los equipos empezaron a pasarle por detrás los bloqueos directos, invitándole a lanzar y reduciendo las posibilidades de penetrar. No me imagino lo duro que tiene que ser que con 16 años te floten y no puedas llevar a cabo tu juego porque no te entra ni un tiro. Porque Juan no ha sido nunca un buen tirador pero tampoco es lo que se ha visto estos últimos meses. Siempre ha metido de fuera. ¿La mejor noticia? Pese a todo, Núñez ha seguido pidiendo el balón (ojo a esto porque le define mucho, siempre está con los brazos arriba ofreciéndose a sus compañeros) y ha lanzado 5 triples por partido, sin perder en ningún momento la confianza. Eso dice mucho de su carácter y mentalidad. Además, mejoró los porcentajes con el paso de los meses (estuvo muchas semanas claramente por debajo del 10%).

En este vídeo muestro sus 69 triples fallados:

Y en éste sus 16 triples metidos:

Tras muchos visionados yo observo tres razones que pueden explicar esos malos porcentajes:

La primera razón es la mecánica de tiro, como no podía ser de otra forma. Su tiro me parece muy poco consistente y demasiado variable.

Me parece que lanza con mucha rigidez en el tren superior. Como si estuviera agarrotado. Muy robótico. Me preocupa un poco su mano de apoyo, ya que la coloca encima del balón, muy lejos de la mano de tiro, y no me parece una postura natural (me recuerda un poco en eso a Joe Ingles, de hecho). Y el balón a menudo no sale limpio de su mano. Normalmente cuanto más vueltas da el balón (es decir, cuanto más toque de dedos), mejor tiro, y con Juan no iba a ser diferente: en la mayoría de sus triples encestados el balón sale con mucho toque y da vueltas regulares; sin embargo, en los fallos muchas veces el balón sale de sus dedos dando pocas vueltas o dando giros irregulares. ¿A qué se debe esto? Podría ser cosa de la mano de apoyo, que roza y desvía la trayectoria del balón (doy tanto el coñazo con esto porque a mí me pasaba…) o cuestión de los dedos de la mano de tiro (es posible que el balón a veces salga del dedo meñique o anular; otra cosa que a mí me pasaba a veces…). Me gustaría ver alguna repetición de cerca de su mecánica para poder apreciarlo mejor. A parte, es muy poco riguroso con el “follow through” (dejar la muñeca tras el tiro). Asimismo, me gustaría que le diera bastante más arco a sus tiros.

Pero creo que el problema se origina en el tren inferior, en las piernas. Juan lanza con el cuerpo algo torcido y los pies mirando hacia la derecha. Y le cuesta flexionar las rodillas. Cuando lo hace y se levanta con ritmo, cadencia y fluidez, el tiro mejora; cuando no lo hace, el tiro es un cristo.

La segunda causa de sus pobres porcentajes es la selección de tiro. Lanza demasiados tiros muy lejanos de 8 y 9 metros. No tiene una mecánica equilibrada como para ponerse a lanzar tiros tan complicados.

El último motivo creo que es mental. Si empiezas a fallar y a fallar, te metes en una espiral y adiós muy buenas. Les pasa a estrellones de la NBA (que se lo digan a Doncic con sus tiros libres), pues imagina a un chavalín de 16 años.

Desde la media distancia sus porcentajes han sido algo mejores: 7 de 19, un 37%, porcentaje bastante decente teniendo en cuenta que varios de estos lanzamientos son forzados y en alguno pisa la línea de 3.

Sus 7 aciertos:

Sus 12 fallos:

Como hemos visto, no se prodiga apenas desde la media distancia, pero se le ve algo más cómodo que desde el triple. Igual sería conveniente cambiar algún triple por tiros de 5 metros.

Si habéis visto los vídeos os habréis dado cuenta de que muchos de sus aciertos vienen tras un “step back”. Y en el ANGT de Estambul pasó algo parecido. Quiero fijarme estas próximas semanas en si es un patrón o una casualidad, pero apostaría por lo primero. Y en ello veo cierta conexión con lo comentado del tren inferior y la cadencia al tirar.

Y bueno, tampoco es plan de que os pongáis a ver sus 74 tiros libres (47 aciertos, un 64%)… Pero ya que los tengo pues los pongo (por si gustáis):

Su mecánica desde la línea de tiros libres siempre me ha parecido correcta y compacta. Este año ha fallado más de la cuenta (siempre ha sido más o menos fiable, alrededor del 70%), pero si consigue ir trasladando esa mecánica consistente y estable al triple, le irá bien porque la confianza la lleva de fábrica.

He querido dar mucha importancia al tiro porque sin su desacierto es imposible entender este análisis (todas las facetas del juego se ven influenciadas por ello: si no metes de fuera las defensas se cierran y te va a costar más penetrar, anotar e incluso pasar) y porque del tiro va a depender el techo de Juan. Ni qué decir tiene que confío más en el tiro de Núñez con 16 años de lo que confiaba en el de Usman Garuba con la misma edad. Y solo hay que ver la progresión sensacional de Usman en cuestión de un par de años. Es decir, cada caso es un mundo y lo de Garuba no implica nada, pero yo confío en el tiro de Núñez hasta nueva orden.

BOTE

Núñez tiene un excelente bote de balón. No es especialmente rápido ni explosivo, pero tiene mucho control de la pelota, es muy intuitivo y tiene un cambio de mano y de ritmo espectaculares que le permiten romper a sus pares y sacar faltas. También utiliza amagos, el “in & out” y la “hesitation” con maestría.

Como cualquier jugador, Juan está más cómodo y saca más ventajas manejando el balón en transición. Pero en su caso, debido a los problemas citados con el tiro y la falta de espacios en estático, esto se acentúa. Así se aprecia en el siguiente vídeo:

Aun con todo, en estático también es capaz de poner a sus defensores sobre patines, rompiendo y forzando faltas.

En todo caso, creo que puede sacar mucho más partido a su bote de balón y a su físico.

No es habitual, pero en ocasiones bota demasiado alto, no protege bien el balón y fuerza de más. Esto lo aprovechan los defensores para tocarle el balón:

Y, sobre todo, agota el bote demasiado pronto (esto les pasa a todos los bases jóvenes) y no busca anotar tan a menudo como debería. Aquí es donde quiero verle más evolución. Me gustaría que fuera más agresivo buscando sus puntos dentro y fuera de la zona. Quiero verle lanzar bastantes más tiros de 2 que triples.

Relacionado con esto, cuesta valorar su capacidad para romper a sus defensores y pisar la zona en estático tras bloqueos directos y en 1 contra 1. Primero, por lo dicho en el párrafo anterior: le falta agresividad para anotar. Segundo, porque las defensas EBA le han flotado y se han cerrado mucho (zonas muy habituales). No obstante, ha habido ocasiones en las que no ha podido rebasar a interiores tras cambio en el bloqueo directo, como muestro en este vídeo ante el mejor defensor interior en cambios que se ha encontrado esta temporada el Real Madrid, Davie Champagnie:

Tocará estar atentos estas próximas semanas a su capacidad de desborde ante defensas más abiertas.

JUEGO SIN BALÓN

Núñez es eminentemente un generador, un jugador que necesita el balón en sus manos. Sin él no se encuentra cómodo. No es un jugador activo en cortes, puertas atrás, recibiendo bloqueos… Pero eso no quita que sepa moverse sin balón, ocupar espacios y se ofrezca siempre a sus compañeros con los brazos en alto.

Juan tiene muy buena salida en bote tras recibir, especialmente con su mano derecha (es inaudito lo cómodo que se siente con su mano mala). Tiene un buen primer paso, un excelente juego de pies, utiliza bien las fintas… Le veo potencial jugando sin balón precisamente por ello.

No obstante, a veces va a recibir con demasiada relajación, sin intensidad. Creo que es algo que va unido a su personalidad, ya que rara vez pierde la compostura, nunca se pone nervioso y siempre hace su partido. Pero debe mejorarlo.

Finalmente, en este apartado hay que destacar su capacidad reboteadora en ataque. Para ser un base de 16 años tiene olfato, agresividad, anticipación y buenas manos.

JUEGO EN EL POSTE

Suena atípico, pero uno de los aspectos que más me gustan de Juan es su juego en el poste. Tiene un tren superior muy grande y fuerte, y consigue mover fácil a bases más pequeños. También posee un buen juego de pies, utiliza fintas de pase… Así consigue anotar y sacar faltas a defensores no acostumbrados a defender en el poste. Me gustaría que se insistiera en esta idea porque le veo mucho potencial ahí, se abren líneas de pase que no existen jugando por fuera y es una forma de involucrar al chico sin necesidad de quemarlo con el bote en el perímetro.

ANOTACIÓN Y FINALIZACIÓN CERCA DEL ARO

Acabo el ataque con una de las facetas del juego de Núñez que más me cuesta descifrar. ¿Cómo un chico tan talentoso, casi ambidiestro, con buenas piernas, un toque muy bueno y que utiliza tan bien los pies y los pasos falla tanto cerca del aro? Veamos el siguiente vídeo:

Yo no puedo responder a esa pregunta, pero sí puedo comentar algunas cosas que observo.

Frecuentemente da los pasos desde demasiado lejos y cuando le toca lanzar lo hace desestabilizado y forzado. Tener esa zancada es una gran virtud, pero a mí me gustaría que agotara el bote algo más tarde y diera los pasos desde más cerca.

Utiliza demasiado su mano mala para finalizar. Está muy bien que utilice ambas manos con soltura y las categorías inferiores están para probar cosas y mejorar, pero en profesionales tendrá que moderarse.

Yo le he visto ruedas de calentamiento en directo desde que era un niño y el chaval tiene un toque excepcional. Da mucho efecto al balón, utiliza bien el tablero… pero luego en partido no se aprecia tanto esto y falla muchos “floaters”.

Y finalmente, y no puedo dejar de insistir en ello, creo que le falta dureza y agresividad buscando el aro. Muchas veces se conforma con dejar el balón suave desde lejos en lugar de ir a comerse la canasta. Por supuesto, tiene 16 años y aún le falta explosividad y físico.

Si bien, también hace cosas interesantísimas cerca del aro, como podemos ver en los siguientes vídeos.

En este primero vemos canastas y faltas recibidas atacando en estático tras bote:

Y en éste lo mismo pero en transición:

Seguro que os habéis fijado en lo mismo que yo, ¿verdad? El chico mete más canastas con la derecha que con la izquierda. No sé, es rarísimo. También queda patente lo “clutch” que es (le cuento tres canastas decisivas, posiblemente las más importantes de la temporada; interesante que cuando más importa recurra a la penetración). Y vaya cantidad de recursos tiene al dar los pasosEurosteps, traspiés, paso cero, reversos, pérdida de pasos, pivotes, mano cambiada… El tener manos grandes (agarra el balón fácil) es otro atributo que debería ayudarle mucho en el futuro. Tiene que pulir muchas cosas, pero yo le veo potencial como finalizador.

DEFENSA SOBRE BALÓN

Juan Núñez no es un buen defensor sobre balón. A menudo toma malos ángulos, su posición defensiva es mala (le cuesta bajar el trasero), no tiene un desplazamiento lateral especialmente bueno, desconecta y le cuesta mantener la concentración, reacciona mal ante fintas, va a robar cuando no debe, está demasiado pendiente de los bloqueos directos y se olvida de su par, se queda en los bloqueos, se olvida de puntear, hace faltas evitables… Comprobadlo vosotros mismos:

Pero esto es muy normal en chavales jóvenes y no implica nada de cara al futuro. De hecho, Juan no me parece un mal defensor sobre balón. Ni bueno ni malo. Depende muchísimo de la motivación y la concentración. En una liga EBA dominada por su equipo y sin objetivos claros por lo que luchar, la motivación no es grande.

Aun así, Juan ha dejado buenas acciones defendiendo al jugador que lleva el balón. ¿Su mayor virtud en esta faceta? Su verticalidad. Siempre tiene los brazos arriba, evitando cometer faltas, aguantando bien los contactos y dificultando el tiro a sus pares. Cuando está enchufado es capaz de moverse bien lateralmente, pasar bloqueos por delante, meter manos, reaccionar rápido…

¿Conclusión? Cuando tienes ganas defiendes mejor que cuando no. Para este viaje no hacían falta tantas alforjas…

DEFENSA SIN BALÓN

Aquí no hay dudas: Juan Núñez es un gran defensor sin balón. Y esto me parece muy importante. Es una de las principales razones por las que soy tan optimista con su futuro.

Siempre va un paso por delante. Siempre molesta al atacante. Nunca pierde la referencia del balón. Tiene unos instintos tremendos, lee y anticipa muy bien el ataque rival, normalmente está bien posicionado (es un artista en el lado débil y llega a todas las rotaciones como un reloj), tiene buena actividad de piernas, brazos y manos, crea el caos con amagos y tomando riesgos, corrige los errores de sus compañeros, hace buenas apuestas en los 2 contra 1… Me parece muy bueno.

Ojos muy abiertos en los dos siguientes vídeos porque no es fácil apreciar la defensa sin balón. Por si dudáis, Núñez es el número 17. Son dos vídeos largos, pero recomiendo verlos para entender qué tipo de jugador es Juan, su esencia. Esto, en mi opinión, es lo que le diferencia de jugadores como Sergio Rodríguez, Jason Williams o Milos Teodosic y le acerca a Lonzo Ball, Tyrese Haliburton, Diamantidis y jugadores así (grandes pasadores con instintos atrás). No creo que haga falta aclarar que hablo de estilo de juego, no de nivel.

Pero no es perfecto, por supuesto. Veo claro que sus dos mayores problemas en la defensa sin balón son que sobreayuda (algo que va muy unido al famoso “ball-watching”, perdiendo a menudo la referencia de su hombre, lo que desencadena en “closeouts” pobres, puertás atrás y cortes) y que muchas veces no puntea los tiros. Lo segundo es más sorprendente. Lo primero es lo más normal del universo en jugadores jóvenes. No me preocupa. A parte, alguna vez no persigue bien a su hombre, va a robar cuando no debe, le falta intensidad, arriesga de más… Pero lo dicho, nada alarmante.

DEFENSA EN POSTE

Núñez defiende muy bien en el poste. Como ya he repetido varias veces, tiene un tren superior muy grande y fuerte con el que aguanta a jugadores más altos en los mismatches. Además compite bien, es duro y siempre tiene los brazos arriba. Todo esto le convierte en un jugador idóneo para cambiar en los bloqueos (regular en la defensa sobre balón y bueno aguantando a grandes).

Casi siempre que ha defendido en el poste esta temporada lo ha hecho bien, pero un par de veces ha sido superado por ir a robar o por no estar activo. Evidentemente los interiores de la liga EBA no tienen nada que ver con los mostrencos que puede encontrarse en el futuro, así que habrá que estar atentos a su evolución en esta faceta.

REBOTE DEFENSIVO

Y termino con el rebote. Juan es un muy buen reboteador para ser base. Pelea dentro de la zona, tiene tamaño, olfato, buenas manos (toca muchos balones y tiene buen agarre) y se anticipa y se coloca con brillantez. Poco que reprochar.

¡Y se acabó! Si has llegado hasta aquí, solamente decir que eres un titán y darte las gracias. Si este ladrillo le ha servido a alguien, el trabajo que hay detrás habrá merecido mucho la pena. Y nada más. Solamente desear suerte a a todos los equipos de cantera del Real Madrid de Baloncesto en los diferentes campeonatos que van a afrontar. Que aprendan y se diviertan.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store